lunes, 20 de marzo de 2017

PÉTALOS DE PAPEL, Iria G. Parente y Selene M. Pascual

Título: Pétalos de papel
Autoras: Iria G. Parente y Selene M. Pascual
Año: 2012
Páginas: 511

AUTORAS
Iria G. Parente, 1993, Madrid. Es coautora con Selene M. Pascual de Pétalos de papel, novela autopublicada en 2012 con más de 9000 descargas online, y Alianzas, primer libro de la trilogía “Cuentos de la luna llena”, publicada por la editorial Everest y que ha sido galardonada por El Templo de las Mil Puertas como Mejor Novela Nacional perteneciente a Saga de 2014. En 2015 se publicarán, también en coautoría con Selene, "Encuentros", segunda parte de la trilogía, y "Sueños de piedra" (Nocturna Ediciones).
Entre sus otras publicaciones se encuentran relatos de su autoría en antologías como la Ilusionaria o Historias del dragón. En 2012, fue jurado del Certamen Domingo Santos; en 2014, se encargó de los textos del libro de ilustraciones Reflections de Bea González. En el sector editorial ha trabajado como lectora y editora.
 

RESEÑA
Pétalos de papel, el título ya es de por sí atrayente y por esa razón de curiosidad lectora me adentré en sus páginas. La historia de un amor entre dos mundos tan romántica me cautivó el alma.  Pero no es la clásica novela que pensáis porque hay un factor mágico que desde el principio te atrapa, ¿dos mundos comunicados a través de los libros o el libro? ¿Qué querrá significar eso? Debéis leerlo para saber lo que digo. La cuestión es que el mundo de hoy de una chica joven como es la protagonista,  Ilyria, pretende escapar de la desazón y se refugia en el lugar más nostálgico, la librería. Pero a raíz de leer un libro cae en un abismo desconocido del que es salvada por un extraño hombre llamado Marcus. ¿Será todo un sueño fruto de su imaginación o en realidad está dentro de un mundo anclado en el siglo XVII donde cualquier atisbo de tecnología o vestimenta atrevida es algo escandaloso? Bien, la historia girará en torno a la vida de ambos, Ilyria se hará un hueco en el corazón de Marcus aunque en el fondo de su ser no se siente de ese mundo. ¿Conseguirá huir? ¿Pero cómo? ¿Qué misterios alberga el reino de Albion y su gente?
La peculiaridad de esta historia es el hecho de jugar con dos narradores. La historia es tejida por los protagonistas, es decir, cada capítulo es el punto de vista de Ilyria o Marcus desde donde finalizó el anterior lo que da una gracilidad y ritmo a la historia. Ambos son jóvenes pero con vidas, pensamientos diferentes pero que les unirá el amor y las cualidades de ambos. ¿No hay línea temporal que pueda separar el amor de dos personas o sí? Este misterio y otros más serán desvelados si os dejáis llevar por la historia.
Esta novela se inició y aún está en el blog de sus autoras donde podréis leerla por completo.

Fragmentos que me cautivaron:
Cojo aire y me detengo para encararla, bajo el baile de los árboles frutales en flor, que dejan caer sus pétalos sobre nosotros como nieve de primavera. […] Ella no responde, parada, dejando que las flores se enreden en sus tirabuzones como espuma de mar entre sus cabellos.
Página 89

Hay una sonrisa en sus labios, un gesto que se extiende por su boca con la suavidad de una caricia. Sus ojos, de pronto, me parecen brillar con una magia que no he visto en ningún otro lugar. En su mirada reconozco la magia que deben tener todos los mundos.
Los deseos siempre se cumplen.
El silencio llega con una caricia del viento. Esos deseos de los que él habla se desprenden de su lugar de nacimiento y alzan el vuelo, en busca de las hadas que habrán de entregarlos cuando caiga la noche.
Página 165

Quizá haya alguien para mí en alguna parte. Alguien a quien mirar a los ojos y amar sin palabras, incluso si es en la distancia. Incluso si duele. Cojo aire. Esa persona que he soñado que me abrazaba y hacía desaparecer todos los malos recuerdos. Cuando la conozca, imagino, será como despertar de un largo sueño. Será como ver amanecer, dejando atrás las sombras, la incertidumbre, un camino tras de ti al que no hay que mirar para no perder el alma que te acompaña. Sí, quizá sea cierto.
No creo que sean ilusiones de una niña. Quiero pensar que es verdad.
Por eso cada mañana, al despertar, busco pétalos entre mis sábanas.

Página 187

No hay comentarios:

Publicar un comentario