martes, 8 de octubre de 2013

El misterio de la cripta embrujada EDUARDO MENDOZA


Título: El misterio de la cripta embrujada

Autor: Eduardo Mendoza

Género: Novela

Encuadernación: Tapas blandas

Páginas: 189

Editorial: Seix Barral Biblioteca de Bolsillo

Año: 1979

P.V.P: 6,95 €

SINOPSIS

El misterio de la cripta embrujada es a la vez una apasionante historia de crímenes y enigmas, una farsa burlesca y una sátira moral y social que tiene sus raíces últimas en la picaresca y en el modelo cervantino. La acción nos es relatada en estricto orden cronológico, desde la perspectiva de un único narrador –el personaje principal, detective improvisado y delirante cuya creación es uno de los más felices hallazgos de la obra- y se halla comprimida en un marco temporal muy reducido, en cuyo interior se precipitan y encadenan los más inesperados e intrigantes acontecimientos, tan pronto cercanos al esperpento como a la novela gótica o a la más desaforada parodia de la serie negra. Aparentemente nivelada y lisa, la escritura de Mendoza constituye un espléndido ejemplo de investigación literaria personal, ajena a todo mimetismo, que ahonda en las posibilidades de volver del revés, sin infringirlas a primera vista, las posibilidades del relato tradicional, e indagar así – como un buen detective, o como un personaje de Henry James- en el dibujo que se nos muestra al dorso del tapiz de la trama.

OPINIÓN PERSONAL

Cuando esta novela llegó a mis manos yo era una chica joven de 15 años aproximadamente.  Fue la primera obra de Mendoza que leí. Ahora con 10 años más he podido rememorar los momentos tan divertidos y paródicos que me hizo pasar. Como siempre, me gustaba leer los títulos de las novelas que había en la biblioteca familiar y al leer su peculiar título quedé intrigada: ¿Qué sería aquel misterio de la cripta embrujada? Bien, por el título era lógico pensar que fuera una novela policíaca y de intriga pero para mi sorpresa fue mucho mejor que eso, descubrí el talento tan divertido y desenfadado de escritura literaria de Eduardo Mendoza. Cada capítulo es más divertido que el anterior y con el personaje Sugrañes te desternillas de risa. Todo el relato sucede de manera lineal y la resolución del caso también. Al final todas las piezas encajan pero para ello el protagonista sufrirá un montón de avatares de los que saldrá bien parado gracias a su astucia y labia locuaz. Cada uno de los personajes que van apareciendo tiene una importancia vital para que todas las piezas de este rocambolesco puzle casen.

Recomiendo la lectura de esta obra por el mero hecho de pasar un tiempo divertido, donde irás descubriendo zonas de la cosmopolita ciudad de Barcelona a medida que ríes con el peculiar lenguaje de la novela.

Eduardo Mendoza es un maestro y sabe hacer suya la picaresca tan característica de Cervantes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario