miércoles, 29 de julio de 2015

Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea de Annabel Pitcher

Autor: Annabel Pitcher
Título: Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea
Título original: My sister lives on the mantelpiece
Editorial: Círculo de Lectores
Páginas: 254
Año: 2011
Tu sonrisa hace que mi alma toque el cielo.
Tu fuerza me da valor para volar.
Subo como una cometa, atado y libre.
Tu amor hace brotar lo mejor de mí.
EL VALOR PARA VOLAR

<<Mi hermana Rose vive ore la repisa de la chimenea. Bueno, al menos una parte de ella […]. Mamá y papá tuvieron una discusión de las gordas cuando la policía encontró 10 pedazos de su cuerpo. Mamá quería una tumba que pudiera visitar. Papá quería incinerarlos y esparcir las cenizas en el mar. En todo caso, eso es lo que me ha contado Jasmine. Ella se acuerda de más cosas que yo. Yo solo tenía cinco años cuando ocurrió aquello…>>

A través de los ojos de un niño de diez años vemos reflejada cómo es su vida. James tiene que mudarse y empezar de cero en otro lugar alejado de Londres. Tendrá que hacer frente a la depresión de su padre junto al apoyo moral de su hermana Jasmine. Ella será la persona fuerte de la casa con tan solo 15 años. James conseguirá hacer amistad pero no le será fácil porque tendrá que sufrir para darse cuenta de lo valiosa que es la amistad.
James era solo un niño de cinco años cuando murió una de sus hermanas, Rose. Fue muy duro para toda su familia hasta que esta no lo pudo superar y explotó en una ruptura inevitable.

Desde la mirada ingenua e inocente de James veremos el mundo tal y como piensan los niños de esa edad. Siempre ven esperanza ante la adversidad. Luchar por tus sueños para cambiar tu vida y darle color para que sonría. Nunca hay que dejarse derrotar porque el éxito es el fruto del esfuerzo constante.
Veremos la evolución y el desarrollo personal de James y, al mismo tiempo, lograremos entender su alma.

Las personas que rodean a James cobran un papel primordial: su hermana Jasmine es su ángel protector ya que de una manera discreta consigue ayudarle ante la vida que les ha tocado vivir. No quiere que su hermano esté triste y, por ello, le empuja a conseguir su satisfacción personal gracias al esfuerzo. Jasmine saca valor para fomentar el potencial de James: jugador de fútbol, escritor, detallista, sensible… Por otro lado, tenemos a Sunya, su amiga musulmana y compañera de pupitre. Desde el primer día le ha apoyado y les ha unido el hecho de sentirse marginados por el colectivo de la clase que les hace acoso escolar psicológico. Sunya también es el segundo pilar fuerte de James. Juntos verán la vida con otro color más agradable. Tanto Sunya como Jasmine harán de James la persona más feliz. También está la mascota de James, Roger, su gato. Siempre le acompaña en todos los momentos de emociones y será la pieza del puzle que encajará en sus sentimientos más profundos. Le hará unirse a su padre en el dolor por la pérdida de un hijo porque James logrará comprender cómo se siente.

La escritora Annabel consigue, con un ritmo ágil y ameno, captar tu atención. Te incita a querer saber qué acontecimientos le pasarán a James en su familia, colegio, amistades y qué pasa por su mente que, a mi modo de ver, es muy divertido como se piensa a través de la edad de 10 años.

El trasfondo del libro no es otro como el hecho de que si nunca pierdes la esperanza y eres constante en tus objetivos finalmente lograrás lo que te propongas. La madurez se consigue a base de tus experiencias vitales y ello se refleja en un niño de tan solo 10 años de edad. ¡Asombroso!

Lo que nos ocurre, vivimos, decidimos, pensamos, es decir, cada paso que damos en las diferentes etapas de nuestra vida son lo que realmente conforma la esencia de nuestro ser como personas.

Ahora para terminar, os pondré los fragmentos que más me han gustado de la novela:
“Rose me ha comprado un libro. Como siempre, su regalo estaba junto a la urna cuando entré en el salón. Me dieron unas ganas tremendas de echarme a reír al verlo ahí, y me imaginé que a la urna le salían brazos y piernas y cabeza y se iba a la tienda a comprar el regalo. Pero como papá me estaba mirando con su mirada seria rompí el papel y traté que no se me notara la decepción al darme cuenta de que ya lo había leído. Leo un montón. En Londres solía ir a la biblioteca del colegio a la hora de comer. Los libros son mejores amigos que las personas decía el bibliotecario. A mí no me lo parece”.
Pág. 25
“Dentro había una caja normal que no hacía pensar en nada. A Rose le gustaban las cajas, me lo dijo una vez papá, jugaba a que eran naves espaciales y castillos y túneles. Dijo que cuando era niña prefería las cajas a los regalos”.
Pág. 32
“Tardamos dos horas en llegar a Saint Bees y fuimos oyendo la misma cinta una y otra vez. Play. Stop. Rewind. Play. Stop. Rewind. La cinta está toda rayada pero todavía se alcanza a oír a mamá tocando el piano y a mis hermanas cantando El Valor para Volar
Tu sonrisa hace que mi alma toque el cielo.
Tu fuerza me da valor para volar.
Subo como una cometa, atado y libre.
Tu amor hace brotar lo mejor de mí.
Pág. 55
“Iba a escribir Llevaré puesta mi camiseta de Spiderman pero he decidido no decírselo. Quiero que sea una sorpresa. He doblado con mucho cuidado unas hojas que había arrancado de mi cuaderno de dibujo y las he metido también en el sobre. Un dibujo de mí y otro del pez naranja. A mamá le van a encantar. […]
Ella siempre está diciendo que el colegio es muy importante y que si saco buenas notas podré conseguir cualquier cosa que quiera. Dice Haz el trabajo duro ahora y recogerás los frutos a lo largo de toda tu vida”.
Pág. 115
“Se puso las botas de agua de papá y salió de puntillas y estaba muy graciosa con su pelo rosa y la bata verde, tropezándose por la nieve. Pegué la cara a la ventana y contemplé cómo encontraba la tarjeta que Leo le había dejado en el jardín. Vi cómo le brillaban los ojos y se le encendía la sonrisa y el corazón le crecía en el pecho como un bizcocho en el horno oxidado que usamos en el colegio para cocinar. Besó la tarjeta como si fuera la mejor cosa del mundo y eso me hizo pensar”.
Pág. 183
Pues no dijo Jas y yo me paré y giré en redondo y los miembros del jurado levantaron las cejas. Que no qué dijo el hombre. Con voz alta y clara Jas replicó No me verán en la próxima ronda. El público dio un respingo. El hombre parecía estupefacto. No digas tonterías dijo. Y qué pasa si no queremos que nos la cambien dijo y entonces miró no al jurado, si no al público. Levantó la voz y me di cuenta de para quién estaba hablando. No pienso cantar sin Jamie. No pienso abandonar a mi hermano. Las familias tienen que mantenerse juntas”.
Pág. 207
“Si la envidia es roja y la duda es negra, la felicidad tiene que ser marrón. Mis ojos fueron la pequeña piedra marrón a la minúscula peca marrón y de ahí a sus enormes ojos marrones. Por salvarme dijo mientras yo trataba de hacer como si nada. Por partirle la cara a Daniel. Se había puesto el anillo de Blue-Tack. Se lo había puesto. Sunya era mi amiga. No ha sido nada dije. Ha sido impresionante respondió Sunya y se echó a reír”.

Pág. 244

1 comentario:

  1. Madre mía!! Que pena!! Leer libros así encoge el corazón... Por desgracia son cosas que pasan en la vida, y hay que salir adelante como se pueda. Como siempre, tus sugerencias de libros son increíbles.
    Entre los que ya de por sí tengo pendientes, y los que encuentro en tu blog, tengo una lista interminable por leer todavía.
    Te echo de menos!!! :*

    ResponderEliminar