lunes, 12 de octubre de 2015

El mundo amarillo. ALBERT ESPINOSA

·         Autor: Albert Espinosa
·         Título: El mundo amarillo. Si crees en tus sueños, se harán realidad.
·         Editorial: Debolsillo
·         Año: 2008
·         Páginas: 169


La única minusvalía es la emocional.
Vivimos en una sociedad que no comparte sentimientos.
ALBERT ESPINOZA


SOBRE EL AUTOR
Albert Espinosa (Barcelona, 1973), actor, director, guionista de cine, teatro y televisión, e ingeniero industrial químico, es creador de películas como Planta 4ª, Va a ser que nadie es perfecto, Tu vida en 65’ y No me pidas que te bese porque te besaré. Entre sus trabajos como actor destaca el personaje del Dr. Utrera en la serie Abuela de verano de TVE, que le proporcionó el premio de actor revelación del año. Colaborador habitual de programas de radio, también escribe semanalmente una columna en El Periódico de Cataluña.


SOBRE EL LIBRO
El mundo amarillo es un mundo fantástico que quiero compartir contigo, es el mundo de los descubrimientos que hice durante los diez años que estuve enfermo de cáncer. Es curioso, pero la fuerza, la vitalidad y los encuentros que haces cuando estás enfermo sirven también para cuando estás bien, en el día a día.
Este libro te hará conocer y entrar en este mundo tan especial y diferente, pero sobre todo te hará conocer los “amarillos”: el nuevo escalón de amistad, las personas que no son ni los amantes ni los amigos, esta gente que se cruza en tu vida y que con una conversación pueden llegar a hacértela cambiar. No te avanzo nada más, tendrás que leer el libro para poder comenzar a encontrar a tus “amarillos”. Quizás uno de ellos sea yo.
El mundo amarillo habla de cómo es de sencillo creer en los sueños porque se hacen realidad. Y es que creer y crear sólo son muy pocas letras de distancia. ¡A qué esperas para saber quien son tus “amarillos”, la nueva manera de ver la amistad!
Albert Espinosa


OPINIÓN PERSONAL DE MI LECTURA
Curiosamente una “amarilla” que con el tiempo se ha convertido en una gran amiga conversando un día sobre literatura, me habló acerca del polifacético Albert Espinosa. La lectura de sus libros junto a la visión de la serie Pulseras Rojas, creada por él, y el hecho de poderle conocer en persona en un rodaje sobre la misma, le marcó profundamente a ella. Este hecho me conmovió mi ser he hizo que un día decidiésemos hacer un intercambio de libros: Ella me prestó El mundo amarillo y yo a ella Mi hermana vive sobre la repisa de la chimenea.

Ahora haremos un salto en el tiempo, necesario para mi particular reseña. Cuando yo tenía 15 años, año 2003, en los cines estrenaron la famosa película de Planta 4ª. Esa película me conmovió al mismo tiempo que me abrió los ojos ante enfermedades como el cáncer que a niños, adolescentes y adultos ataca por igual. Pero la forma o desarrollo de la cinta hacía ir más allá: luchar y vivir el presente inimaginablemente. Bien, resulta que cinco años después Albert Espinosa, guionista de esta película junto a Antonio Mercero e Ignacio del Moral, escribió su libro El mundo Amarillo. En la película ves cómo fue su vida en el hospital y todos los descubrimientos que tiene ahora los podemos leer por escrito. Tanto la película como el libro son una etapa de su vida. Recogen la década que pasó enfermo de cáncer en el hospital desde los catorce años hasta los veinticuatro, ves como supera la quimioterapia, su vida en el hospital junto a sus compañeros de habitación además de los amigos y los amarillos, como aprende a raíz de pérdidas, vidas y experiencias. Todo a su alrededor conforma su personalidad. Albert Espinosa nos quiere mostrar una serie de descubrimientos que tuvo en su estancia allí y como, a día de hoy, estando ya sano los puede aplicar aún. Él los comparte con nosotros para que también nos sean útiles y podamos adentrarnos en su particular mundo amarillo.

Gracias a Albert Espinosa me he dado cuenta que en mis veintisiete años de vida han concurrido muchos amarillos/as. Algunos han pasado la línea a mejores amigos, otros a esporádicos, otros ya no forman parte de ella, otros fueron mi primer amor y ahora ha pasado a ser amarillo es decir especial de alguna manera para mí en el pasado porque son ahora un recuerdo en mi pensamiento. Pero ahora ya tengo una palabra muy adecuada para definirlos. ¿Quieres ser mi amarillo/a? Tú, lector bloguero/a, formas partes de mi mundo amarillo desde el momento en que me sigues o me lees por casualidad.
Bien, lo que me ha gustado también de este libro es la forma en cómo ha distribuido Albert los capítulos, por así decirlo, basándose en el poema de Gabriel Celaya, Autobiografía.


AUTOBIOGRAFÍA

No cojas la cuchara con la mano izquierda.
No pongas los codos encima de la mesa.
Dobla bien la servilleta.
Eso, para empezar.

Extraiga la raíz cuadrada de tres mil trescientos trece.
¿Dónde está Tanganika? ¿Qué año nació Cervantes?
Le pondré un cero en conducta si habla con su compañero.
Eso, para seguir.

¿Le parece a Ud. Correcto que un ingeniero haga versos?
La cultura es un adorno y el negocio es el negocio.
Si sigues con esa chica te cerraremos las puertas.
Eso, para vivir.

No seas tan loco. Sé educado. Sé correcto.
No bebas. No fumes. No tosas. No respires.
¡Ay sí, no respires! Dar el no a todos los “no”
Y descansar: Morir.
GABRIEL CELAYA

Ha tomado el último verso de cada estrofa y junto a esta ha creado cuatro partes centrales donde se recogen: la inspiración del libro (este poema), los 23 descubrimientos y la razón de ser del mundo amarillo desglosado. Me parece muy original esta distribución basándose en un poema que como filóloga me encantan. Y viene a ser la vida de todos: Para comenzar, Para continuar, Para vivir y Morir.
Para terminar, aquí os dejo con la canción preferida del autor desde que era un chaval que así cita en el libro:
       Recuerdo sobre todo cuando sonaba “I’ve just call to say I love you”, de Stevie Wonder. Esta canción me hacía dejar de lado el bocata de atún, esta canción me parecía tan bonita que me dejaba boquiabierto mientras se mezclaban las luces cortas-largas-cortas de los intermitentes con aquellas trompetas y aquellos violines.

Pág. 165
Os recomiendo que leáis el libro y veáis la película. Estamos en el mes del cáncer y creo que es un buen mes para que se reflexione sobre ello.

No hay comentarios:

Publicar un comentario