miércoles, 24 de septiembre de 2014

VIVENCIAS DE UNA ALCARREÑA MªCarmen López

Título: Vivencias de una alcarreña
Autora: Mª Carmen López
Año: 2014
Editorial: Intermedio Ediciones (Guadalajara)
Páginas: 177
Notas: Con fotografías originales de José López Ramiro
Precio: 15 euros

Guadalajara es la auténtica protagonista de esta historia. La ciudad donde la autora nació, sus rincones, tradiciones, su historia en definitiva vista a través de los ojos de una mujer, cuyo amor a su ciudad la ha llevado a escribir, con los recuerdos del pasado, que parecían dormidos pero nunca olvidados, este libro.
Vemos cómo no sólo la ciudad, sino la vida en ella han cambiado. Nos trasladamos a 1946, año en el que nace la escritora y a partir de aquí relata, con suma sencillez, la vida cotidiana de entonces; todo esto ilustrado con las imágenes en las que su padre, como fotógrafo de aquella época, supo plasmar la realidad de su entorno.
Este libro puede satisfacer la curiosidad de aquellos lectores que quieran conocer o recordar detalles de una época ya pasada, volver a ver lugares que hoy han desaparecido o se han convertido en otros distintos, avivar la nostalgia y compartir con esta niña, que a lo largo de las páginas se va haciendo mujer, aventuras, desventuras y el cariño a una ciudad, testigo principal de su vida.
Vivencias de una alcarreña es un homenaje a Guadalajara y a sus habitantes, un guiño al pasado y un abrazo al presente de esta ciudad, pero sobre todo es una invitación a no renunciar a nuestra memoria, nuestros recuerdos forman parte de la historia de nuestra vida y nuestra tierra.
Es para mí un honor, de nuevo, hacer una reseña sobre una escritora con la que tengo amistad desde hace 20 años. A través de esta obra he podido conocer a través de sus palabras toda su vida desde que nació en nuestra Alcarria, en Guadalajara. Todo lo que sea hablar acerca de mis raíces me llena de orgullo.
A través de los ojos de su autora podemos conocer cómo era la ciudad de Guadalajara en los años 50 y el progresivo avance de la tecnología a lo largo de los años hasta hoy. La historia de su vida se hace cercana y al mismo tiempo entrañable. Mª Carmen siempre ha sido una mujer adelantada a su tiempo. Desde que era una niña ha sabido fijarse las metas en la vida y llevar a cabo sus sueños: ser profesora de una academia de corte y confección. Poder ver graduarse a sus alumnas y enseñar lo que más le gusta. Hoy en día es un sueño poder trabajar en lo que te apasiona y que ella lo haya podido ejercer durante años con esfuerzo y constancia tiene muchísimo mérito. Ella siempre ha tenido las ideas muy claras y no entendía el machismo que existía entonces; por ello sufría ante las injusticias de que la mujer siempre fuera solamente ama de casa, y por ende, siempre ha luchado por fraguarse un futuro tanto laboral como familiar. Los valores como la amistad, el compañerismo, el respeto y veneración por los mayores (como el que ella tenía a su abuelo Leandro López Ramiro que fue interventor en el Ayuntamiento de Guadalajara y al que se le hizo entrega de la Medalla de Oro al Trabajo el 6 de julio de 1945), así como el amor por la familia son palpables en toda la obra.
En estas vivencias iremos conociendo relatos sobre sitios emblemáticos y de patrimonio de la ciudad como: El palacio del Duque del Infantado, la iglesia de Santiago Apóstol, el panteón de la Duquesa de la Vega del Pozo… También las costumbres y tradiciones de la época: las ferias de Guadalajara, las verbenas de los barrios…
Tanto si eres alcarreño como si no esta obra te servirá para conocer de forma ejemplar la ciudad. Para los que son alcarreños de antes y de ahora podrán conocer los cambios transcendentales que se han ido forjando en toda la ciudad y aún hoy se dan. Y para los que no lo son esta obra será el puerto turístico donde leer primero y después visitar, por supuesto, para empaparse de la riqueza de Guadalajara: gente, gastronomía, monumentos y, sobre todo, historia.
“Lo escrito permanece seamos el recuerdo vivo de nuestra vida”


1 comentario:

  1. Como buena alcarreña que soy, el libro me ha hecho revivir los lugares de mi infancia, Santa Clara, el mitico edificio de correos con sus cabezas de los leones (buzones) donde los niños empinados por nuestros padres, depositabamos las cartas a los Reyes Magos. la C/ Benito Hernando (C/ Museo) , El Palacio de la Cotilla y tantos edificios y calles que, me han llevado a otro tiempo añorado.
    La voluntad y lucha por conseguir en la vida lo que uno se propone, que por ser mujer siempre ha sido más dificil y ver que el tiempo te da la razón al conseguirlo, hace que si la juventud lee este libro, no pierda la esperanza en que se cumplan sus sueños.
    Felicidades. Chary

    ResponderEliminar